La carta ganadora de Springsteen

El regreso de Bruce Springsteen con la E Street Band, la banda de su vida, ha generado un enorme revuelo. Su nuevo álbum, Letter To You, es el primer trabajo del norteamericano junto a su grupo de apoyo desde High Hopes, en 2014. He de reconocer que mis expectativas antes de escuchar el disco eran muy elevadas. Las críticas de la mayoría de medios especializados lo han encumbrado sin dudarlo, situándolo al mismo nivel de sus obras clásicas, aquellas que convirtieron al ‘boss’ en un mito. Se ha llegado a mencionar que Letter To You es el mejor disco de Springsteen desde The River (1980). En otros casos, minoritarios, se critica la intentona de Bruce al tratar de sonar como en sus mejores tiempos, imitándose a sí mismo, en un ejercicio decepcionante, lastrado por su falta de autenticidad.

Algunos opinan que en este siglo XXI el artista no ha publicado nada que merezca la pena realmente. No me encuentro entre ellos. The Rising (2002), Magic (2007) y Western Stars (2019) son muy buenos discos, por momentos magistrales, que en sus instantes de mayor esplendor nos devuelven al Springsteen más inspirado. No obstante, es verdad que en este periodo de tiempo ha llevado a cabo lanzamientos insípidos, que no están mal y se escuchan con agrado, pero que están a años luz de distancia de su época dorada. También es cierto que su última obra maestra, su última aportación redonda, sin fisuras, fue Tunnel of Love (1987). Un trabajo que queda demasiado lejos. Desde entonces, nunca ha vuelto a alcanzar semejantes cotas de genialidad, con un puñado de temas tan sobresalientes.

Por otro lado, existe un factor, un detalle en el que coincidimos prácticamente todos los seguidores de Bruce. Todos echábamos de menos a la E Street Band, al grupo en su versión clásica, con ese sonido tan potente, definido y emocionante. Por eso, Letter to You es una vuelta al hogar para los fans. Un retorno a las décadas de los 70 y 80, pues el disco está grabado en riguroso directo. En el estudio, claro, pero con la banda tocando de forma conjunta, todos a la vez, como en los viejos tiempos, algo que no se producía desde Born In The U.S.A (1984). Aquí no sufrimos una producción empalagosa, demasiado sobrecargada, que empaña el resultado final de discos que se habrían beneficiado de un sonido más natural, como es el caso de Wrecking Ball (2012).

Así pues, este nuevo disco suena fantásticamente bien. Cada instrumento tiene su espacio y cada miembro del grupo puede disfrutar de su momento de gloria. Y es que, si dispones de unos músicos tan extraordinarios, tan experimentados, lo lógico es que hagas uso de ellos, y parecía que a Bruce se le había olvidado algo tan elemental. Letter To You suena puro, sincero, con un aroma a rock tradicional, a reencuentro y celebración. Con unos artistas que son un grupo de amigos, una pandilla que se ha reunido para hacer lo que más les apasiona, conscientes de que, quizás, no cuenten con demasiadas nuevas oportunidades para seguir haciéndolo. Impresiona saber que el disco se finalizó en tan solo cuatro días, poniendo de manifiesto lo cohesionada y eficaz que es la E Street Band. Se conocen prácticamente de memoria, y eso se percibe en el álbum.

Sesión fotográfica de Letter To You

En cuanto a la temática, es fundamental tener en cuenta un aspecto: Letter To You se llevó a cabo en noviembre de 2019. Por lo tanto, que nadie espere canciones relacionadas con la pandemia mundial actual. El trabajo no es una respuesta a las catástrofes que está padeciendo la humanidad, no pretende hablar de circunstancias comunitarias. Todo lo contrario. Es un disco intimista, personal, que bebe de las experiencias vitales de su autor. Hubo un suceso clave que impulsó su elaboración: la muerte de George Theiss, miembro de la primera banda de Bruce, los Castiles. Ambos eran los únicos supervivientes de aquel grupo, y con el fallecimiento de su amigo, Springsteen se convirtió en el único hombre vivo de la banda con la que comenzó a dar sus primeros pasos artísticos cuando solamente tenía 16 años. Este acontecimiento forjó la creación del primer tema que escribió para el disco, ‘Last Man Standing’. A partir de ahí se construyeron el resto, por lo que no sorprende que la mortalidad, la fugacidad de la vida, el recuerdo de los seres queridos que se fueron, sean los temas más recurrentes en Letter To You.

Otra característica absolutamente destacable es la convivencia de nuevas composiciones con tres temas antiguos, desarrollados a principios de los 70. Estamos hablando de ‘Janey Needs A Shooter’, ‘If I Was The Priest’ y ‘Songs For Orphans’. Las tres colosales, imperiales. Lucen imponentes gracias, cómo no, a la perfecta ejecución instrumental de la E Street Band y, también, a las impresionantes interpretaciones de Bruce, con unas cuerdas vocales rejuvenecidas. Y es que, pone los pelos de punta degustar a un cantante que, con 71 años, no ha perdido sus fulgurantes facultades frente al micro. Que canta con una pasión insuperable, solamente al alcance de gigantes.

Las nueve canciones recién cocinadas tampoco decepcionan. Todas notables, algunas sublimes. Mis favoritas, ‘Burnin’ Train’ y, sobre todo, ‘Ghosts’, sensacional demostración de poderío, y una de sus piezas cumbre de las últimas décadas. Alude al poder curativo de la música, a la indescriptible sensación de formar parte de una banda, mientras se honra a los camaradas caídos. No puedo evitar imaginar lo que supondría escuchar esta maravilla en un concierto, con el público coreando su torrencial estribillo. Duele más saber que, tal y como ha mencionado Bruce, tenían prevista una gira de cara al año que viene, que, desgraciadamente, no vamos a poder presenciar. Habrá que esperar a 2022.

Dicho esto, ¿es Letter To You un trabajo comparable a Born To Run (1975), Darkness On The Edge Of Town (1978) o The River (1980)? No, pero ni falta que hace. Es, sin lugar a dudas, la mejor versión de sí mismo que Springsteen puede ofrecer en estos momentos de su carrera, además de ser su mejor disco desde Tunnel Of Love. Eso significa que es su lanzamiento más destacado en 33 años. Solo por eso, y por tener la inmensa fortuna de continuar disfrutando de un coloso de la música, de un hombre que me ha acompañado desde que tenía 13 años (y lo hará para siempre), hay motivos, más que suficientes, para celebrarlo, disfrutarlo y escucharlo una vez tras otra. No pido nada más.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store